¿Sabes cómo se calcula el valor venal?

¿Conoces el concepto de valor venal? Normalmente lo asociamos al valor de un vehículo. En realidad es un concepto que se puede relacionar con cualquier bien material después de haberle dado uso.

El valor venal de un vehículo

El valor venal de un vehículo

Si tenemos un accidente o queremos vender nuestro coche de segunda mano, tendremos que tener en cuenta este concepto. La cantidad con la que nos indemnice la aseguradora dependerá del valor venal que tenga nuestro vehículo. Por eso, para tener una adecuada indemnización tendremos que tener en cuenta este concepto a la hora de asegurarnos. A veces vale más perder unos cientos de euros que miles.

¿Qué es el valor venal de un coche?

Cuando compramos un coche en un concesionario pagaremos por él cierta cantidad. A esta cantidad se le conoce como valor de nuevo. A partir de ese momento el valor del mismo irá cambiando en función de ciertos factores, llegando al llamado valor venal.

El valor venal de un coche es la cantidad que puede alcanzar un vehículo usado en el mercado. Este irá en función de su antigüedad, su estado de conservación,  y las leyes del mercado.

En caso de accidente, las aseguradoras suelen aplicar el valor venal a la hora de realizar las indemnizaciones. En esta ocasión, se trata del precio del vehículo en el momento anterior al siniestro. De todas formas, las aseguradoras no siempre utilizan este criterio. Existen otros valores como el de reposición o el valor venal mejorado.

¿Cómo calcular el valor venal?

Para calcular el valor venal de un vehículo lo primero que hay que tener en cuenta es la primera fecha de matriculación. En España es la que se realiza en la Delegación de Tráfico correspondiente. En caso de ser un vehículo de importación, se tendrá en cuenta la primera matrícula en país extranjero.

Hay que tener en cuenta que existen compañías de seguros que toman como partida la fecha de fabricación. En algunos casos la diferencia entre ambas fechas puede ser importante. Por eso debemos de conocer cuándo fue fabricado nuestro vehículo.

A partir de los seis años, desde estas fechas, se acentúa la devaluación. En este caso el número de kilómetros de rodaje acentuará o no esta depreciación. Otro dato a tener en cuenta es el combustible que utiliza el motor. Normalmente, los vehículos diésel tienen una depreciación menor que los de gasolina.

Foto | Fotolia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies