Pasión por las motos

Hoy vamos a hablar de una especie muy peculiar de conductores, de una rara avis, o puede que no tanto. Son los moteros. Esos hombres y mujeres que suelen adelantarnos en los atascos y que han hecho de sus máquinas una parte más de sí mismos y de sus vidas.

Los moteros de verdad no menosprecian su seguridad

Los moteros de verdad no menosprecian su seguridad

Una historia de amor muy segura

Quizás sea esta la mejor forma de describir lo que es ser un motero: una historia de amor. Por causalidad, por necesidad o por curiosidad. Pero el caso es que un día se encuentran encima de una moto y sin que puedan explicarte las razones se enamoran. Desde entonces, establecen una apasionada historia de amor con sus sucesivas máquinas, pues casi todos los moteros son como esos mujeriegos enamorados de La Mujer… Incapaces de ser fieles solo a una, aunque eso sí, en su corazón sigue habiendo un hueco para todas las que fueron, las que serán y las que no lo han sido, pero quién sabe…

En esta historia de amor hay momentos dramáticos: accidentes, algunos de ellos graves. Pero nos estaríamos equivocando si pensáramos que su pasión les lleva a cometer locuras. Si hay algo que molesta a un motero de verdad es que presupongamos que va por ahí a toda velocidad, causando el mayor ruido posible. Ellos no tienen la moto para correr (de hecho, muchos de los modelos que despiertan mayor pasión entre los moteros no son especialmente rápidos) y la mayoría de los accidentes que sufren se deben a la imprudencia de otros conductores o al estado de ciertas vías.

Conductores responsables y apasionados, no hay contradicción, no dejan nada al azar y tienen contratados los seguros necesarios para poder seguir viviendo su pasión con la mayor tranquilidad. Podemos encontrar un sinfín de seguros, pero por ejemplo, en La Mutua puedes encontrar una gran variedad de seguros y coberturas específicas para moto que se adaptarán a tu “niña mimada” y a ti. Convirtiendo esta bonita historia de amor en segura.

Moteros: mucho más que aficionados al motor

Estamos seguros de que has conocido a alguno. Aparentemente son personas normales, con sus trabajos, su familia, sus obligaciones… Pero un buen día, hablamos con ellos sobre sus planes para el fin de semana y descubrimos que han quedado con unos amigos para ir y volver a algún sitio a 100 o 150 kilómetros con una mínima parada para desayunar o merendar. Nosotros, que solemos coger el coche y la moto para ir a algún sitio, solemos quedarnos perplejos ante estos planes que consisten en hacer kilómetros por el puro placer de hacerlos, eso sí, sobre sus niñas mimadas: las motos.

Y es que no se trata solo de que les gusten las motos. A muchos nos interesa el mundo del motor. Tenemos coche o moto, o ambas cosas, y nos gusta conocer lo que tenemos y lo que hay en el mercado para estar bien informados cuando llegue el anhelado momento de poder adquirir uno nuevo. Puede que incluso vayamos un paso más allá y seamos unos manitas capaces de “tunear” en mayor o menor medida nuestros vehículos. Hasta es posible que seamos aficionados y sigamos los campeonatos de automovilismo y motociclismo con mayor o menor pasión. O que nos guste coger la moto un sábado por la mañana y dar una vuelta porque sí. Pero nada de esto nos convierte en moteros. Ser un motero es otra cosa.

Foto | Fotolia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies